Ingredientes de la cocina ortomolecular
Deja un comentario

Hierbas y Especias

Propiedades de las hierbas y especias -La Cocina Ortomolecular

Poniendo sabor en tus platos con enormes beneficios para la salud

Las hierbas y especias en la cocina ortomolecular

Las hierbas y las especias son pequeños tesoros medicinales con las que podemos contar en nuestras cocinas. Con innumerables propiedades, dan sabor y vida a cada plato. Nunca deben faltar en nuestras despensas, ya sean secas o frescas (mejor) las hierbas aportan gran cantidad de beneficios para la salud y las especias sabrosos toques únicos.

Conocer un poco más a fondo algunas de sus propiedades puede ayudarnos a simpatizar con ellas, puesto que muchas veces no nos atrevemos a emplearlas en la elaboración de nuestros platos por desconocimiento o sencillamente por no saber cómo y dónde utilizarlas.

En la cocina ortomolecular se consideran parte de la despensa básica y nunca muchos otros ingredientes no deben estar ausentes nunca en nuestras cocinas.

Además de las especias y hierbas, en la cocina ortomolecular siempre preferiremos a la sal de mesa común, las siguientes sales por sus beneficios para la salud y su origen y producción mucho más naturales:

  • Sal del Himalaya (apta para hipertensos porque evita la retención de sodio)
  • Sal marina (sal marina natural, sin tratamiento antiapelmazantes)
  • Sal de hierbas (se trata de una mezcla de sal marina con hierbas molidas y especias, en ocasiones estas sales pueden ser hiposódicas)

Hierbas

En la cocina ortomolecular nunca nos pueden faltar:

Orégano, perejil, albahaca, tomillo, laurel, romero, cilantro, cebollino, salvia, hinojo, menta/hierbabuena, eneldo, estragón, hierba limonera, perifollo.

Albahaca

Es una hierba especialmente aromática muy empleada en sopas, ensaladas, guisos y pesto. Es digestiva, refrescante, energizante, antiparasitaria, antibacteriana, antiespasmódica y posee efecto tónico sobre el sistema nervioso.

Fuente de provitamina A (betacaroteno) y vitamina K, magnesio, potasio y calcio. Se emplea en fitoterapia para calmar las náuseas y aliviar dolores de cabeza de origen nervioso.

Menta

Empleada en postres, bebidas e infusiones y algunos platos de origen exóticos es refrescante, digestiva (aumentando la secreción de bilis), antibacteriana, antimicrobiana y antifúngica, energizante y carminativa.

Combate la halitosis y es de gran ayuda en las migrañas, las náuseas y el resfriado común. En su composición encontramos vitaminas B2 y B9, C y A, manganeso, hierro, calcio, potasio, magnesio, cobre, triptófano y ácidos grasos omega 3.

Orégano

Empleado en pizzas, pasta, ensaladas, horneados y guisos es digestivo propiciando la segregación de jugos gástricos. Posee en su composición vitaminas B (especialmente rico en B6), C, E y K y minerales (cobre, magnesio, hierro y manganeso).

Romero

Utilizado en guisos y horneados es como todas las hierbas digestivo, posee propiedades antiinflamatorias, tonificantes y relajantes. Es diurético, antibacteriano y relaja dolores menstruales y musculares. Contiene minerales: potasio, magnesio, zinc y cobre y flavonoides. Vitaminas B, C, A y E.

Salvia

Utilizada en guisos, pesto y ensaladas es digestiva, antiespasmódica, relajante y una gran aliada en catarros, dolores de gargantas e infecciones. Su infusión resulta relajante ayudando a conciliar el sueño y es de gran ayuda para las mujeres regulando cualquier tipo de desequilibrio hormonal (puesto que contiene estrógenos en su composición).

Es anti-hipoglucemiante por lo que es ideal para incluir en la dieta de los diabéticos. Contiene vitaminas B1, B2, B6 y B9, C y A y minerales como el calcio y potasio en cantidades considerables además de zinc, manganeso, magnesio, hierro y cobre.

Tomillo

Empleado en guisos y horneados es digestivo, ayuda a combatir afecciones respiratorias (indicada en bronquitis, tos, resfriados, expectorante) y en infecciones de piel y tracto respiratorio, como la menta ayuda a combatir el mal aliento.

Es una hierba analgésica, antibacteriana, astringente, carminativa, antimicrobiana, fungicida y tónica. Entre su composición tenemos vitamina K, hierro, manganeso y calcio.

Laurel

Utilizada para aromatizar guisos, carnes y pescados posee propiedades digestivas y antisépticas, antiinflamatorias y antimicrobianas. Es antioxidante, diurético, contribuye a la salud del sistema circulatorio y respiratorio. Contiene minerales como el calcio, magnesio, zinc, manganeso, fósforo, sodio y hierro.

Perejil

Utilizado en una amplia variedad de preparaciones: guisos, horneados, ensaladas, carnes, pescados y aves, pasta. Posee un alto contenido en clorofila y entre sus propiedades destaca su eficacia en fitoterapia para ayudar a controlar la hipertensión, favorece la digestión, limpia riñones e hígado, es diurético.

Estimula el sistema circulatorio y ayuda en la prevención de la osteoporosis. Es un excelente antioxidante por su alto contenido en flavonoides, algunos estudios han revelado que combate los radicales libres y es quimioprotector. Contiene vitaminas C, A y K.

Cilantro

Empleado en platos con toque oriental o exótico esta hierba con fuerte aroma posee propiedades diuréticas y en fitoterapia es utilizada para ayudar a regular la menstruación y tratar desequilibrios hormonales femeninos, combate la hinchazón abdominal y los cólicos intestinales.

Las semillas de cilantro se mastican para combatir el mal aliento, es carminativo, antiespasmódico, antifúngico y antibacteriano. Contiene hierro, manganeso, magnesio y fitonutrientes como los flavonoides.

Cebollino

Empleado en ensaladas, sopas y cremas posee propiedades digestivas y favorece la salud del sistema circulatorio, es antibacteriano, fungicida y depurativo. Contiene cantidades importantes de vitaminas A y C, B1, B6 y B9 y minerales como calcio, magnesio, sodio, potasio, azufre y fósforo.

Hinojo

Utilizado en guisos, horneados, ensaladas y sopas y cremas, es digestivo y carminativo, antioxidante y con propiedades expectorantes que ayudan a descongestionar las vías respiratorias.

Anti-flatulento, contribuye a disminuir la hinchazón abdominal. Contiene vitaminas C, E y A, B1, B2, B3 y B6. Minerales: hierro, selenio, manganeso, zinc, calcio, cobre y potasio y alto porcentaje de flavonoides.

Eneldo

Sus semillas se emplean para aderezar sopas, pescados y guisos. Es carminativo y ayuda a combatir flatulencias y cólicos siendo digestivo. Tiene un ligero efecto sedante, es antiinflamatorio, antioxidante y ayuda a combatir las náuseas. Contiene magnesio, hierro, calcio, cobre, potasio, manganeso y vitaminas C, B2, B3, B6 y B9 y carotenoides.

Estragón

Muy aromático y utilizado en aves, sopas y salsas. Facilita la digestión y es vermífuga y diurética. Estimula la curación de las úlceras pépticas y la gastritis porque gracias a su contenido en monoterpenos ayuda a combatir la infección causada por la bacteria Helicobacter pylori.

Es anti-hipoglucemiante, antibiótico, antiinflamatorio y ligeramente relajante, antiparasitario, depurativo y analgésico. Posee vitamina C, A y B2, B3, B6 y B9 y minerales: calcio, potasio, magnesio, hierro, manganeso, cromo.

Hierba limonera

Empleada en ensaladas, guisos, sopas y horneados. Es de origen oriental y con un ligero sabor a cítricos. Es digestiva, cicatrizante, analgésica, relajante, antidepresiva, antibacteriana y expectorante.

También es antiespasmódica, carminativa y un buen tónico para el sistema circulatorio. Contiene vitamina C, A y B1, B2, B3, B6 y B9 y minerales como magnesio, manganeso, calcio, potasio, cobre, zinc, hierro y fósforo y flavonoides que lo convierten en un buen antioxidante.

Perifollo

De aspecto similar al perejil se utiliza en pescados, aves, huevos, guisos y salsas. Es tónica, expectorante, digestiva y ayuda a activar la función renal. Es un excelente depurativo con propiedades antiinflamatorias. Sus hojas son fuente de vitamina C, magnesio, hierro y carotenos.

Las hierbas tienen la ventaja de poder usarse tanto frescas como secas, y seguirán conservando sus buenas propiedades, aunque de preferencia siempre procuraremos elegirlas frescas.


Especias

Entre las especias más empleadas contamos con:

Pimienta negra, nuez moscada, canela, vainilla, clavo de olor, curry, pimienta de Cayena, azafrán, pimentón, comino, anís, enebro, cardamomo, hinojo.

Normalmente todas las especias las encontraremos en polvo o en grano.

Todas tienen cierto efecto digestivo, son antioxidantes y muchas de ellas poseen un interesante poder antiinflamatorio, al igual que las raíces. No deben falta nunca en la cocina del chef ortomolecular, pues sus aplicaciones son variadas y pueden enriquecer y dar sabor a infinidad de platos tanto dulces como salados.


Raíces

Jengibre y cúrcuma

Jengibre y cúrcuma: que pueden ser frescas o en polvo, prefiriendo siempre las frescas.

Descubre los beneficios de la cúrcuma para tu salud

Referencias

Guía de Hierbas y Especias Saludables del Dr. Mercola

La Cocina Ortomolecular


¿Quieres recibir en tu email las últimas noticias, recetas y novedades de la mejor cocina terapéutica para la salud?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.